TRAZO Y COLOR EN EL ARTE DE BEATRIZ MARTINEZ

El trabajo de búsqueda de Beatriz Martínez en el campo de las artes visuales, tiene sin duda una notable consistencia y revela un talento y una dedicación que la coloca definitivamente en un plano que le va a ir exigiendo enfrentar cada vez mayores desafíos, que, a la luz del camino recorrido, sabrá superar con creces con su evidente creatividad.


Posee un colorido limpio y transparente, trabaja con rigor las formas y las texturas en una línea de abstractismo sugerente que recuerda el universo de la geología. También incursiona, en su reciente obra, en lo figurativo, aceptando el riesgo de conjugar armónicamente los dos mundos en una síntesis coherente y de gran fuerza expresiva.
Tiene delante de ella mucho camino por recorrer.

El trabajo verdadero consiste en ser consecuente con su propia mirada y con lo que le dicta su propia sensibilidad, sin acomodos momentáneos a "modas" pasajeras.

Le deseo que tenga siempre la fuerza para seguir sin titubeos ni renuncios, lo que su alma y su mirada le dicten, sin dejarse encasillar en estilos o formas que pueden encontrar fácil aceptación.

 

Claudio di Girólamo

Artista plástico

Jefe de la División de Cultura del Ministerio de Educación de Chile

Al recapacitar en torno a la obra de Beatriz Martínez, no podemos dejar de pensar en la creación artística como un “advenimiento”.

Pues es un proceso donde se enraíza todo su carácter y expresividad, al hacernos visible lo que antes no tenía existencia física. Esta existencia nos evoca un mundo poético-interior que se muestra a través de estructuras que gravitan en torno de una fuerza

envolvente que nos acerca al momento mismo de su génesis.

En cada una de sus obras esta artista nos muestra un paisaje interior enormemente fértil en colores y textura, producto de una fuerte voluntad aventurera y que vive su propia experiencia creadora como una manera de descubrirse y descubrirnos la propia intimidad objetualizada en la materialidad del Soporte pictórico y los recursos propios de esta inmortal práctica activa: LA PINTURA

 

Omar Gatica

Artista visual

Profesor de pintura en la Universidad Finis Terrae.

Se entiende lo genuino estilo y obra, espíritu inquieto a la vista movimiento, acción, narración arquitectónica, geometría, collage, reminiscencias cubistas, surrealista, multiformas.

Beatriz nos hace soñar con sus imágenes advertir en su pintura la poesía plástica, ese es el reto al espectador curioso.

Los títulos de su obra invitan a participar y ser cómplices de sus imágenes y por ende a su sensibilidad vivencial.

La información audiovisual nos ha convertido en seres enterados, la originalidad es palabra vacía al creador contemporáneo, su interés por el quehacer permanente, eso entonces es el verdadero compromiso del artista, que nos sugiere soñar despiertos, multiplica para todos nosotros nuevas fantasías y quimeras, el arte nos es absolutamente necesario.

Ulises Román U.

Artista visual

Secretario AIAP UNESCO para América Latina y el Caribe (2011)

Señores

Consejo Nacional de la Cultura y las Artes

Presente.

Es sin reserva mi apoyo a la artista copiapina Beatriz Martínez, porque su trabajo es excepcional. Sus pinturas, creadas en su pequeño taller en la desértica región minera de Atacama, deben a través de la exposición a la que está invitada la artista, mostrarse al mundo.

El tema de Beatriz es la relación de lo humano (su desempeño y emociones) con lo espacial. Es por eso que ahora su trabajo es crucial, precisamente ahora. Su temática, siempre desgarradora se actualiza a través de los hitos que van marcando el devenir de un tiempo en que nuestra ciudad y región.

Salir de Copiapó al extranjero es una tarea difícil y una invitación a exponer en una galería de trayectoria y prestigio, nada más ni nada menos que en el epicentro del arte contemporáneo mundial es simplemente alucinante.

Es importantísimo el trabajo de Martínez, es fundamental su exposición -en el sentido literal de la palabra- porque su producción sale desde un lugar hermético. Es un paso hacia adelante, hacia el desarrollo de nuestro arte contemporáneo que una artista nos represente, como región y como país.

 

Sé lo difícil que es que un tipo de invitaciones como la que le han extendido a Beatriz Martínez se curse y ese sólo hecho basta para que se haga realidad.

 

Tal como lo dice ella en los objetivos de su proyecto que formula al Consejo Nacional de las Artes y la Cultura se va a producir ¨el intercambio¨. Yo agregaría que se va a producir también una actualización de sus saberes en el desarrollo de su práctica, que realiza con rigurosidad, silencio y un talento que conmueve.

No me queda sino sentirme orgulloso de una artista que me invitó a su casa a mostrarme sus pinturas a las doce del día, me hizo pasar como se le dice a un vecino y me mostró dónde y cómo atesoraba su expresión.

 

Beatriz Martínez debe visitar Nueva York por el hecho de tener una exposición y porque se lo merece, por la cantidad de años dedicada a fortalecer una idea del hombre contemporáneo en su trabajo pictórico.

Alejandro Moreno

Dramaturgo

bettynamart@yahoo.com    +56996995907     © Beatriz Martinez 2018